29/01/2007

Golpe a CICESE

El gobierno panista de Felipe Calderón, ante su conservadurismo, considera innecesario invertir en el desarrollo de ciencia y tecnología mexicana. Fuera de los discursos a la opinión pública, donde se ha expresado a favor del desarrollo científico del país, las realidades y acciones indican lo contrario.
El Centro de Investigación Científica y de Estudios Superiores de Ensenada (CICESE) se ha visto perjudicado por la política panista al ver reducido su presupuesto en 32 millones de pesos —lo que representa un 11% menos con respecto a los recursos otorgados en el 2006—. Esta institución —que ha contribuido al desarrollo de la comunidad ensenadense, ganando prestigio nacional e internacional—, tras el duro golpe, verá frenadas sus actividades en rubros importantes como viajes de exploración y participación en foros internacionales. Los políticos ignorantes ven los viajes de investigación como gasto «innecesario»; en una zona en que, por las características geológicas y climáticas, es prioritaria la continua investigación y desarrollo de tecnologías que permitan mantener a la población segura. Esperemos que el gobierno no cambie su actitud sólo al verse frente a una catástrofe natural.
Esta es la quimera en la que los ciudadanos vivimos: donde se nos dice algo y las acciones tomadas expresan lo contrario; es fácil perderse en el discurso. En realidad, durante el gobierno de Fox, el presupuesto para ciencia y tecnología se vio gradualmente disminuido —año con año— y, ahora, Calderón maneja la misma línea.
Durante la elaboración del presupuesto de egresos del 2007, ALTERNATIVA —siendo congruente con su convicción en la necesidad del desarrollo científico y tecnológico del país— propuso una disminución de un 20% en el presupuesto otorgado a los partidos políticos (para las campañas), y propuso que estos recursos que se pretendía ahorrar fueran destinados a las instituciones públicas de investigación y desarrollo científico y tecnológico. Esta iniciativa afectaba directamente a ALTERNATIVA, al ser un partido nuevo que compite en clara desventaja económica frente a los partidos de siempre. Dicha propuesta fue desechada por el pleno de los partidos tradicionales (incluyendo el PRD).
Tal vez, frente a estos políticos tradicionales de azul, rojo y amarillo, que responden a intereses partidarios, sólo nos quede una política ciudadana, que responda a intereses ciudadanos.

Naín Martínez

No hay comentarios.: